Tu Compra

Entrevista de septiembre - Marian Alonso Cortés

Escrito por Inigo Fernandez en
Entrevista de septiembre - Marian Alonso Cortés

“Lo que más me llama la atención son los mensajes sensacionalistas. Obsesionarnos con comer bien puede descuidar nuestro bienestar emocional”

Desde Weekup, comenzamos el curso con la iniciativa “Navarra Sostenible”. Cada mes publicaremos una entrevista para conocer a las personas y empresas navarras que dedican su esfuerzo a la mejora del bienestar y la sostenibilidad en el trabajo.

Este mes entrevistamos a la nutricionista Marian Alonso-Cortés de la startup Saluxlan que imparte charlas y talleres de nutrición para empleados y, además, crea planes de nutrición para empresas.

 

¿Cómo describirías a Marian en pocas palabras?
Soy una persona inquieta, emprendedora y me gusta aportar mi granito de arena allí donde voy. Me reconforta hacer la vida más fácil a los demás e intento cuidar mi entorno para que sea saludable y sostenible.

 

¿Por qué decides dedicarte a la nutrición?
Mis padres siempre han ejercido como profesionales sanitarios. Cuando visitaba a mi madre en el trabajo curioseaba folletos sobre la alimentación equilibrada, la composición de los alimentos… Ahora sé que esos folletos eran los primeros que se editab
an de estos temas. La nutrición es una ciencia relativamente joven.

 

¿Cómo puede la nutrición cambiar a las personas? ¿y a las empresas?
Si comes bien tu organismo lo agradece: funciona correctamente, tiene energía, te permite hacer una vida normal a corto plazo y previene enfermedades a medio y largo plazo como el sobrepeso, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, etc.

Si los profesionales que trabajan en una empresa gozan de buena salud, será más probable que tendrán energía, estarán concentrados y de buen humor, visitarán con menos frecuencia al médico, etc. En definitiva, su productividad y felicidad se verán afectadas positivamente.

 

¿Nos puedes hablar de algún caso en particular que recuerdes?
Un caso que siempre recuerdo es el de una señora de mediana edad con escasos recursos y un importante problema de peso. Sus hábitos de alimentación no eran adecuados: tomaba exceso de dulces, apenas cocinaba y era una persona sedentaria.

Un día tomo conciencia de que por su peso no podía desarrollar bien su trabajo profesional (tenía un trabajo físico), no podía cuidar adecuadamente de sus nietos, estaba con bajo nivel de energía, así como de de mal humor.
A pesar de sus escasos recursos, cogió el toro por los cuernos. Buscó ayuda profesional para mejorar su alimentación e iniciar un plan de actividad física. Aprendió a cocinar, dejó de fumar y dio un giro de 360º a sus hábitos de vida.

Tras 8 meses era una persona totalmente diferente: consiguió un peso adecuado, ganó fuerza muscular y mejoró su nivel de energía. Se sentía mejor: más ágil, más joven y con mejor aspecto. Incluso cambió de peinado, la forma de vestir y de arreglarse. Todo un ejemplo de “querer es poder”.

 

¿Qué tenemos que mejorar como sociedad? ¿y dentro de las empresas?
Como sociedad, creo que hay que informarse bien y tener criterios sólidos para escoger los alimentos. Hoy en día con las redes sociales todo el mundo sabe de todo y no siempre la información que se traslada es la adecuada.

Lo que más llama la atención son los mensajes radicales, sensacionalistas. La alimentación tiene sus matices. Os pongo un ejemplo: puede que un pastel no sea un alimento “100% saludable” pero si te lo tomas de manera puntual, en una celebración acompañado de tus seres queridos puede sentarte de maravilla y hacerte feliz. Si vives “obsesionado” por no comerte ese pastel con grasa y azúcares puedes no disfrutar en esa reunión con tus familiares. En definitiva, la alimentación es algo más que un alimento “sano” o “perjudicial”.

En las empresas, bajo mi punto de vista hay que cuidar a los profesionales de una forma personal y cercana. Que el profesional esté cómodo en su puesto de trabajo y, por supuesto, intentar promocionar su salud.

Hay muchas opciones : zonas de descanso para tomar un almuerzo saludable, opciones de platos equilibrados y variados en el comedor, formación a través de jornadas y sesiones de alimentación y compra saludable, poner a disposición de los empleados un dietista-nutricionista que les asesore en la modificación de hábitos, etc.

 

¿Podrías darnos 3 consejos para empezar a mejorar hoy mismo nuestra alimentación sin que suponga un gran esfuerzo?

  1. Tener una botella de agua siempre a nuestro lado e ir bebiendo a lo largo de la jornada.
  2. Tomar un pieza de fruta en el trabajo a media mañana o a media tarde.
  3. Llevar un pequeño tupper con frutos secos en el bolso o mochila para tomar como snack en los momentos que estemos fuera de casa 

 

¿Dónde ves a la sociedad en 10 años? ¿Y a las empresas?
En 10 años veo a la sociedad excesivamente “digitalizada”. En mi opinión, debemos saber aprovechar los beneficios de esta digitalización y no perder, como ya está pasando, la parte personal. Asimismo, no debemos dejar nuestro criterio de elección solo a los dispositivos. A partir de toda la información que está a nuestro alcance, os invito a formar vuestro propio criterio y contrastarlo si queremos con dispositivos, APPs, etc.

Las empresas habrán avanzado en la promoción de la salud y bienestar de sus empleados. Además del salario, los profesionales darán mucha importancia a sentirse “cuidados” por su empresa tanto en la parte física como emocional. Las empresas tendrán instalaciones más agradables, con zonas de descanso, zonas para hacer estiramientos y zonas de “expansión”. Estará mejor visto dar un pequeño paseo a la hora del café o hacer alguna pausa activa mientras trabajamos. Por último, creo que el teletrabajo estará mejor organizado y “regularizado”.

Posts anteriores Nuevos posts